jueves, 10 de agosto de 2017

Dilogar con Zizek


Hugo José Suárez Sociólogo

Leí una entrevista a Slavoj Zizek muy interesante. Tengo cierta reticencia a los autores estelares encargados de nutrir, alimentar y reproducir utopías a públicos ávidos de "profetas sociales” (como decía Bourdieu).

Además, el estilo espectacular de Zizek aveces me da desconfianza -es un "show-man” de las ideas-. Por eso reproduce en mi muro de "Face” hace unas semanas una crítica de Antonio Muñoz Molina en El País comentando la visita del filósofo a Madrid y su impacto, recordando su propio pasado cuando recibieron a Althusser con igual entusiasmo décadas atrás.

Pero, dicho lo anterior, quiero referirme a reflexiones que me han invitado a dialogar -que de eso es de lo que se trata- aparecidas en una entrevista a Zizek publicada en el suplemento del periódico mexicano Milenio (15/07/2017).


Juegos modernos

El filósofo reflexiona sobre la necesidad de considerar los distintos insumos de la globalización y de la tecnología como oportunidades para la creación y la crítica. Se refiere a un juego sobre Chernóbil hecho por ucranianos, donde existen los monstruos creados por la radiación. El tratamiento y las luchas que navegan sobre la plataforma tradicional del videojuego  ahora es utilizado para discutir los episodios tan dolorosos como fundamentales.

Otro tema, que viene de la mano de la filosofía del videojuego, es el "cambio de temporalidad”, donde la muerte no existe, pues el jugador siempre puede revivir. "Se trata de un tiempo circular” que cuestiona la cultura de la lineal mortalidad cristiana que necesita de Jesús y su obra resurrección en una narrativa horizontal -antes y después de Cristo-. En el videojuego se propone "un tiempo circular”, donde no existe la muerte como un fin, sino como una espiral infinita.

También asusta, como lo subraya Zizek, el control de información privada que está en manos de grandes empresas (como Google o Facebook) que saben lo que visitamos, por dónde vamos, lo que consumimos, lo que leemos. Su capacidad de anticipar nuestros gustos es sorprendente y espeluznante (por cierto, últimamente cada que entro a una página web me quieren vender cosas similares a mi última compra). Si eso lo cruzamos con el control de datos de los sistemas financieros (bancos, ministerios, autoridades), estamos completamente desnudos frente al Big Brother que conoce todos nuestros movimientos.

Otra inquietante cara de la medalla son los avances tecnológicos que empiezan a vincular cerebro con la máquina sin mediación corporal. Si bien esta es una fase experimental, es muy probable que en poco tiempo la tecnología permita que la instrucción mental opere directamente en algún tipo de robot que haga todo lo que queramos. ¿Cómo modificará eso nuestro comportamiento cotidiano? ¿Qué consecuencias? Es difícil preverlo, pero no es muy esperanzador.

Por último, la biogenética. Zizek reproduce asombrado una propaganda que vio en su viaje a China: "el objetivo de la biogenética en la República Popular China es regular física y mentalmente el bienestar de los chinos”. La reacción del autor no es menor: "¡Dios mío! ¡Y es algo que ya están haciendo! La idea es usar biogenética para controlar los impulsos de la gente, su agresividad o pasividad, su actitud en la sociedad del trabajo…”. El gran sueño de control de la mente no estaría tan lejos.

Explica el filósofo que esta agenda perversa, que se ve con claridad en series televisivas como  Orphan Black  o  Black Mirror, fue pensada por Stalin en 1931 que "les creía a unos locos biólogos que afirmaban que podían mezclar seres humanos con simios para obtener la máquina perfecta de trabajo. Entenderían lo elemental del lenguaje, pero no tendrían capacidad de protestar, de comprender. Era algo primitivo y no funcionó. Sin embargo, ahora nos aproximamos a algo aparecido”.  Estaríamos cerca de tener un hombre disciplinado construido biológicamente para reproducir un rol previamente asignado por una inteligencia de Estado. Aterrador.

Concluye el autor: "por eso digo que están ocurriendo cosas muy serias que exigen que redefinamos qué significa ser humanos… La naturaleza humana está, literalmente, cambiando”.

Decía que no me gustan los profetas sociales; sí los pensadores que invitan a pensar.


Publicado en: Diario Pagina 7.30 de julio de 2017

No hay comentarios: