domingo, 26 de agosto de 2018

Desde París


Por Hugo José Suárez

Cuando que empecé esta columna, quise que las letras estén vinculadas al contexto directo que tenía en frente. Lo dije al principio: escribiré desde algún café de Coyoacán de la Ciudad de México disfrutando cada golpe de tecla. Creo que las palabras llevan consigo, además, el resultado del ambiente desde dónde se las produce. Hoy quiero hablar del lugar que será mi nueva morada temporal.
Tengo la fortuna de que me otorgaron la Cátedra Alfonso Reyes del Instituto de Altos Estudios de América Latina, en la Universidad de Sorbonne Nouvelle, y la Cátedra Jacques Leclercq en la Universidad Católica de Lovaina, lo que, unido a la comisión académica que generosamente me brinda mi institución de origen, la UNAM, me permitirá vivir un año en París. Por tanto, cada entrega será despachada desde este lugar del planeta. Pero la intención será la misma: registrar la vida diaria, comentar libros y películas, episodios o posiciones políticas.
De cierta manera, estas líneas serán material para un libro que pienso publicar sobre esta estancia parisina, similar a Un sociólogo vagabundo en Nueva York, que fue el resultado de mi sabático en dicha ciudad.
Empiezo evocando mi relación con París. Haciendo el doctorado en Bélgica, pude conocer personas extraordinarias que trabajaban acá. Me conecté con Pierre Bourdieu -en otra ocasión cuento esa historia- y él me vinculó con Franck Poupeau -entonces su asistente en El Colegio de Francia-, luego conocí a Françoise Martínez y Christophe Giraud. 
Eran años especiales, muy dinámicos, a finales de los 90. Bourdieu ocupaba el lugar central de la vida intelectual francesa y su posición era de confrontación y denuncia del neoliberalismo. Del lado boliviano, eran los mejores años del pensamiento crítico que, desde la marginalidad académica -y la prisión- denunciaban la intelectualidad cortesana seducida por el discurso neoliberal. Los movimientos sociales emergían y ponían sobre la mesa otras formas de la política. 
En esos años, a mi vuelta de Bélgica, impulsamos colectivamente el grupo “Ciencia social y acción”, que discutía la propuesta del sociólogo francés desde la perspectiva local, lo que dio como fruto el libro Bourdieu leído desde el sur. Eran aires frescos que fluían en varias direcciones, la academia francesa se nutrió de nuestras reflexiones y nosotros de las suyas.
Todo eso quedó atrás. Bourdieu murió, el panorama académico y político parisino es distinto. En Bolivia, el impulso renovado de finales de los noventa o se convirtió en libros desde una trinchera universitaria, o se burocratizó en el laberinto estatal perdiendo toda creatividad e imaginación. Creo que no es mucho lo que se puede rescatar de ese proceso político-intelectual, o tal vez sea una alarma sobre hacia dónde no hay que dirigirse y cómo el poder puede destrozar ideas, proyectos y amistades.

Es otro tiempo, pero un mismo lugar. Ya decía: van estas líneas desde París, con nuevos aires que iré compartiendo en estas entregas.

Publicado en El Deber el 26 de Agosto del 2018

domingo, 12 de agosto de 2018

Justicia y dignidad

Acaba de salir a la luz la segunda edición de Justicia y dignidad. Alegato y sentencia en el juicio a la dictadura de García Meza (UMSA – Didáskalos, 2018). He vuelto a recorrer esas páginas con especial interés porque ahí está mi propia historia –el asesinato de mi padre en 1981– y, por supuesto, la del país en su conjunto.
A estas alturas, es difícil recordar el ambiente de aquellos años. El juicio empezó a mediados de los años 80 cuando el dictador Luis García Meza todavía andaba campante por clubes y plazas en todo el país. Déspota y arrogante, era común verlo sin que se le moviera un pelo de vergüenza. Por eso, el inicio del juicio a la cabeza de Juan del Granado fue una labor titánica que duró nueve años.
En toda esa temporada, la interpretación de la historia no estaba resuelta, todavía la disputa por la verdad estaba en juego y la moneda en el aire. De hecho, en el libro se refleja la argumentación torcida y mentirosa del exdictador y su intención por convencer que no tenía responsabilidad alguna.
En aquel tiempo, García Meza contaba con muchos recursos –desde conexiones, alianzas y complicidades hasta el dinero robado–, lo que le permitió tener un equipo a su disposición; en cambio, Juan y las víctimas teníamos que sumar esfuerzos para cuestiones operativas, desde vivienda hasta fotocopias.
Como se refleja en el libro, la acusación fue en cuatro áreas: delitos contra la Constitución, asesinatos en la Central Obrera Boliviana, genocidio en la calle Harrington y delitos contra la economía del Estado. La sentencia final fue dictada por la Corte Suprema de Justicia en abril de 1993 y fue recibida con una celebración popular en la plaza 25 de Mayo en Sucre; el dictador fue condenado a 30 años de prisión sin derecho a indulto.
El libro es estremecedor. Las fotos muestran la esperanza de las víctimas, de Juan y de quienes impulsaban la justicia, que contrasta con la mirada del exdictador, que, sentado en la silla de los acusados, no abandonaba su perverso rostro. Los testimonios cuentan los detalles de las torturas, los asesinatos, el sufrimiento, las persecuciones. Además, se reproducen las fuentes que sustentan las acusaciones.

La reedición del documento nos devuelve un pedazo del Juicio del Siglo, pero es mucho más: se trata de un emblema que tiene que resonar y ser reactualizado constantemente. Ahí se narra la justicia y la dignidad no solo de los afectados directamente por la dictadura, sino de toda la nación que logró someter a un dictador y condenarlo con la ley en las manos. Y por supuesto que nos recuerda lo agradecidos que debemos estar con Juan del Granado y el equipo impulsor del juicio. Es un libro que no debe faltar en ningún estante, pero sobre todo una historia que debe reconfortarnos y empujarnos a mirar el futuro de otra manera.

Publicado en El Deber el 12 de Agosto