jueves, 24 de mayo de 2012

Biquini en el C.C.U.


Cuenta Juan Villoro que Ibargüengoitia sugería que cuando las ideas no bajaban al teclado había que salir a caminar y tomar aire.  Me tomo en serio la invitación y dejo mi cubículo en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM rumbo al Centro Cultural Universitario.  Llego al restaurante Azul y oro, está vacío, puedo escoger la mejor mesa que equilibre vista a los paseantes, suave compañía del sonido de la fuente y sombra.  Pido mi café expreso cortado y comienzo la lectura de los avances de una tesis de doctorado sobre sociología de la familia, y otra que aborda el tema de la perspectiva de género y el aborto en México.

Sumergido en mis textos, sólo me distrae un motociclista que pasa irrumpiendo el espacio de peatones –lo que siempre me enerva-, y un grupo de teatro que ensaya dando eventuales gritos frente a la elegante pared que con letras grandes y doradas dicen: “Foro Sor Juana Inés de la Cruz”, “Teatro Juan Ruiz de Alarcón”.  Hasta aquí todo perfecto. Cultura, café, discreto silencio.

No sé por qué, me traiciona un instinto y levanto la vista.  Pasa caminando un grupo de jóvenes, todos en traje de baño, las mujeres en biquini y zapatos con tacones altos. Por supuesto que se alborota mi lectura.  En ese espacio que tanto he recorrido he visto niños, adultos, bicicletas, patines, señoras, sillas de ruedas, extravagancias y elegancias, pero biquinis jamás.  Intento, sin mucho éxito volver a las letras, pero el grupo, ahora separado en triadas, vuelve a pasar.  

Pido la cuenta, cierro mis libros convencido de que no vencerán la batalla contra la exposición de los cuerpos y me dispongo volver a mi cubículo, donde seguro no tendré ese tipo de interrupciones.  En mi camino, vuelvo a verlos, ahora dispersos, cada uno apoyado en alguna baranda o en los árboles al lado de la sala Nezahualcóyotl, como si me estuvieran persiguiendo y fuesen fruto de mi imaginación.  No me aguanto la curiosidad y pregunto a una de ellas –entre otras cosas para constatar que no es un sueño-: “¿disculpa, de qué se trata?”, “es un ejercicio de actuación”, me responde.  Claro, en el camino paso por el Centro Universitario de Teatro y todo adquiere sentido.

Como fuera, seguiré más a menudo la recomendación de Ibargüengoitia, parece que tenía razón.

Hugo José Suárez
IIS-UNAM
Publicado en: http://registropersonal.nexos.com.mx/?p=3161 (14-mayo-2012)

No hay comentarios: